Como lluvia los besos de mi amor, y bajo cada beso que se encienda un nuevo resplandor, como una estrella.”

Nunca solemos empezar así, con poesía, pero de vez en cuando es necesario parar el tiempo y perderse entre los pequeños tesoros de la vida. Esos tesoros pueden ser versos de Joan Maragall, uno de los grandes poetas catalanes que hemos tenido. No es casualidad que hayamos escogida su poesía. Además de gustarnos como suenan estas palabras, hemos descubierto que Maragall vivió en la misma plaça Molina, justo en el cruce de debajo de la plaza con la calle Alfonso XII. Allí se encuentra la Casa-Museo Maragall y allí, a esa plaza, nos instalamos. Sí, sí, has leído bien. ¡Nuevo centro de Claso Audiología en la Plaça Molina! ¿Nos vemos allí?

Nuevos lugares, nuevos comienzos

Destino: Plaça Molina

La Plaça Molina de Barcelona está situada en el cruce de las calles Balmes y Vía Augusta. Ubicada en la zona alta de la ciudad, pertenece al distrito de "Sarrià - Sant Gervasi" en la zona limítrofe entre los barrios de "Galvany" y "Putget - Farró".


La fuente de la Plaça Molina en 1903

Como un pequeño pueblo en la ciudad. Como una burbuja donde todavía existe la tranquilidad y la vida familiar pero también hay sitio para el ocio y los planes con amigos. Como un rincón con encanto que terminará en tu lista de sitios favoritos de Barcelona. La Plaça Molina es un mosaico de autenticidad y costumbrismo. Estilo, cultura y ganas de disfrutar. Están los de siempre, los que viven ahí y quieren su barrio. Y están los de paso, los que llegan por casualidad y se enamoran y saben que volverán una y otra vez. Porque la Plaça Molina nunca es la misma aunque siempre es igual de entrañable y única.

Uno de los elementos icónicos de la Plaça Molina es la fuente que se instaló en 1874 mucho antes de que se convirtiera en un cruce viario ya que es el elemento más antiguo del lugar. El monumento a Joan Maragall acompaña a esta fuente.

¿Cómo llegar a la Plaça Molina?

Las formas más fáciles son a través de los FGC, estaciones de Sant Gervasi, Plaça Molina, Pàdua y Muntaner; las líneas de autobús 16, 17, 31, 32 y 27. La calle Balmes es tan transitada que encontrar un taxi es realmente sencillo.

30 años escuchando a Barcelona y escuchándote a ti

Nacimos en el mítico barrio de l’Eixample en Barcelona hace ya 30 años. 30 años en los que hemos escuchado Barcelona y su gente. 30 años en los que las personas han sido nuestra prioridad. Nuestra vocación siempre ha sido crecer con vosotros y con nuestra ciudad natal. Por eso, ampliamos horizontes dentro de Barcelona, pero manteniendo la misma esencia: cercanía y profesionalidad. Desde nuestro primer centro en la calle Girona 27, en la Dreta de l’Eixample, hasta la Plaça Molina en Sant Gervasi, nuestro compromiso contigo y tu salud auditiva se mantiene intacto.

Todos necesitamos tomar decisiones que nos lleven a empezar nuevas etapas. En eso consiste la vida, en un cambio constante donde no dejamos de aprender y superarnos. Nosotros somos mucho más que un centro de audiología. Somos un equipo de personas que trabaja para personas. Así que, como tú, también tenemos sueños, inquietudes, ambiciones y retos.

Los mejores cambios son los que no te obligan a renunciar a nada, como en nuestro caso. Y es que seguiremos estando en el mismo lugar que siempre pero ahora, además, nos podréis encontrar en esta nueva ubicación. Según el “método de los coachs” necesitamos 21 días para adaptarnos a los nuevos cambios. Además, lo que es clave es la motivación con la que lo hacemos.

Pues bien, en nuestro caso, estamos seguros de que no será necesario esperar tantos días porque desde que tomamos esta decisión, sabíamos que estábamos a punto de empezar una gran etapa. Y luego porque motivación no nos falta. Así que si te estabas preguntando por qué hemos escogido Balmes 297 al lado de Plaça Molina, es sencillo. Porque queremos llegar a más a gente y crecer profesionalmente compartiendo contigo cada paso.

Los sonidos de la Plaça Molina

A veces ocurre que nos dejamos llevar por el ritmo de la ciudad y nos perdemos la esencia de las cosas. De las cosas importantes, que siempre están ahí, a nuestro lado. Tan solo tenemos que abrir los sentidos para descubrirlas. Desde que hemos llegado a esta plaza, hemos reconocido algunos sonidos que ya no queremos dejar de escuchar. Sonidos llenos de vida que suenan a…


El tranvía en Balmes con Vía Augusta al llegar a Plaça Molina en 1920

  • Empezar un nuevo día: el ruido de los pasos de las personas que caminan hacia su trabajo, de las puertas que se cierran y se abren, de esa voz tan familiar que te da los buenos días. El ruido de un día por estrenar donde puedes conseguir lo que te propongas.
  • El aperitivo: el sol en lo más alto del cielo, las sillas de las terrazas que se mueven, las copas de vino que brindan para celebrar cualquier pequeño momento. El ruido de la pausa del mediodía, de los encuentros con los amigos.
  • La infancia: que suena a reír, a correr, a jugar, a caerse e incluso a llorar pero también suena a levantarse y hacerse muchas preguntas. Tantas que a veces parece que no haya respuestas. El ruido de una de las mejores etapas de la vida.
  • La vida de barrio: el ruido de la tranquilidad, de la constancia, de la familiaridad. A eso suena un barrio que avanza y crece sin perder su esencia.
  • Señales de la naturaleza: porque aunque estemos en la ciudad, aquí también se puede escuchar el cantar de un pájaro o el suspiro de un árbol, que se deja acariciar por el viento.

¿Te apetece visitarnos? Tenemos los mismos horarios de siempre, ¡pide una cita ahora!